| Salir
 
Acceso Usuarios

Villa que conserva todo su encanto mediaeval característicos del pirineo de Huesca y que conserva su carácter defensivo del pasado.

Añadir información
Si tienes información o fotos sobre Aínsa-Sobrarbe no dudes en enviarnosla y nosotros la publicaremos en Rurismo.
Enviar
Enviar Foto
Comparte las fotos que tengas de Aínsa-Sobrarbe con el resto de la comunidad de Rurismo.
Subir Foto
Enviar Vídeo
¿Conoces videos de Aínsa-Sobrarbe en Youtube? Súbelos para que todos podamos verlos.
Subir Vídeo

La misma ubicación cuyo paisaje deja admirados a sus visitantes, granjeó a la villa numerosos privilegios a lo largo de la Historia. Sobre un cerro tallado por el Ara y el Cinca y en la encrucijada más importante del Sobrarbe, La Ainsa, con artículo, como siempre ha gustado aquí llamarla, alza su excepcional conjunto urbano.

Por su posición estratégica a los pies del Pirineo, fue durante siglos disputado enclave. Destaca el año 724, cuando las huestes cristianas capitaneadas por Garci-Ximeno reconquistaron el pueblo. Tiempo posteriormente logró la Carta Puebla de manos de Alfonso I el Batallador, así como el Fuero de Jaca, que facultó a la villa el derecho de portazgo y de aduana, la potestad de celebrar ferias e incluso de elegir a su propio Justicia.

Hoy, este pueblo se deja invadir con mansedumbre por otro ejército bastante más incruento, aunque no menos demoledor: el de los miles de turistas que cada año toman la robusta fortaleza que soportó siglos de asedios, sabiamente recuperada.

Declarada conjunto Histórico-Artístico en los años 70 del pasado S. por la armonía de su casco antiguo, destaca la pla- za de la Colegiata. Levantada en el S. XII, la amplia plaza mayor se rodea de una porticada organizada en dos crujías. El suelo de cantos rodados es el mejor complemento a la piedra de los edificios. En una esquina, la torre de la Colegiata asoma por encima del caserío. Observatorios y asaeteros de su fachada muestran su origen como castillo fortaleza. En el interior, un singularísimo claustro (patio cuadrangular con una galería porticada) triangular.

Recorren el alargado caserío dos calles. La Grande atesora las mejores casonas, como la Arnal y la Bielsa. Una vez recorrida, hay que salir a las afueras para percibir la mejor vista de La Ainsa, su recia silueta recortada ante otra muralla todavía más fabulosa: la del Pirineo.

Este estratégico enclave militar sirvió como puesto de mando en la lucha contra los árabes. En 1124 Alfonso I le concedió la carta puebla ( documento fundacional) y, dada la importancia de este cruce de caminos, sucesivos monarcas fueron otorgando diversos privilegios: permiso para cobrar impuestos, celebración de ferias y posibilidad de elegir sus propios alcaldes. Hoy Aínsa es una villa eminentemente turística, declarada conjunto monumental. Alrededor de la porticada plaza Mayor ( S. XII), una de las mejor conservadas de época medieval, se encuentran los principales monumentos, entre los que destacan la iglesia románica de Santa María, con su torre.

El único inconveniente son los coches, aunque en verano se prohíbe el aparcamiento; lo más recomendable es verla en los días de feria, cuando se llena de puestos. Luego hay que recorrer la calle Grande, que alberga los mejores edificios, como casa Bielsa o casa Arnal. Otra visita obligada es el castillo, reconstruido en el S. XVI por orden de Felipe II para evitar posibles invasiones de tropas francesas.

En el lugar de la batalla ( a un kilómetro), en el paraje conocido como la Cruz Cubierta, existe una especie de templete, mandado restaurar por Carlos III en recuerdo de aquel hecho de armas. Por los alrededores de Aínsa se pueden practicar diversos deportes, como descenso de barrancos, parapente, paseos a caballo y ultraligero. A unos 15 Km. se hallan las ruinas del monasterio benedictino de San Victorián ( fundado en el S. V), que sirvió de panteón en el S. X a los primeros reyes de las dinastías aragonesas, como Iñigo Arista.

Lugares de interés en Aínsa-Sobrarbe

Castillo de Aínsa Aínsa-Sobrarbe
Aínsa-Sobrarbe (Huesca)

Data del siglo XI y XVII Es una obra de varios siglos, conserva muy pocos elementos del original edificio románico, Si bien destaca ..

Iglesia parroquial de Santa María Aínsa-Sobrarbe
Aínsa-Sobrarbe (Huesca)

Iglesia románica inciciada en el siglo XI. Finalizada en el siglo XII. Se consagró en 1181. De sencilla portada de cuatro arquivoltas ..