Situada en la confluencia de dos valles fluviales formados por los pequeńos ríos, Mayor y Borbotón.

La antigua Wabba árabe, antes Opta romana, se asienta en las inmediaciones de la confluencia de dos valles fluviales formados por los pequeńos ríos, Mayor y Borbotón, derramando su caserío por las laderas este y sur de la imponente atalaya que es el cerro del Castillo. Delimitando estos valles, en quebrado relieve, se disponen pequeńos cerros, -las alcarrias- que dan a su paisaje las características tonalidades grises, rojizas y amarillentas de los yesos, arcillas, margas y areniscas de su geología predominante.

Los primeros vestigios que indican la presencia del hombre en su territorio datan del final del Paleolítico (época que se caracteriza por el uso de útiles de piedra tallada) Inferior- hace unos 100. 00 ańos-, aunque, será a lo largo del Paleolítico (época que se caracteriza por el uso de útiles de piedra tallada) Medio (Musteriense), cuando esta ocupación se haga más patente y generalizada en forma de pequeńos grupos que nomadeaban por los valles de estos ríos, encontrando en sus márgenes no sólo caza, pesca y abrigo, sino también, y este es quizá de los principales motivos de su residencia, el abundante material de silex- pedernal-, con el que fabricaban sus distintos útiles y herramientas.

Hace unos cuatro mil ańos, se producía el primer asentamiento estable en la cima del cerro del Castillo por grupos de la Edad de Bronce, lugar, sin duda elegido tanto por cuestiones defensivas como de control del territorio. Factores que continuarán siendo válidos a lo largo de la Primera Edad del Hierro, de la que también se han hallado abundantes vestigios en este mismo lugar.

En S. VI a. De C. Se documenta un nuevo centro de localidad en el cerro de Alvar-Fańez, núcleo después romanizado del que dependería la explotación minera del speculum lapilaris (yeso especular), minas, de las que hay buenos ejemplos en la zona. Repartidas, en los valles de ambos ríos, se encuentran restos de varias villas tardo-romanas que tendrían como principal eje económico el cultivo de cereales de los campos de su alrededor.

Hasta la llegada, conquista y asentamiento de los musulmanes bereberes, apenas si se constata una leve presencia en época visigoda. Aquellos, construiría sobre el cerro del Castillo una gran alcazaba que formará parte del sistema defensivo del territorio pasando a formar parte administrativa de la Kura de Santaveria o Santaver. Esta presencia, perdurará de forma continuada hasta el ańo 1150 d. C. En parte de esta tierra poniendo cerco a la ciudad. De estos críticos momentos data el patronazgo de Santa Justa y Rufina, narrando la tradición que aquel día-19 de julio-, cayó tal tormenta que llenó los secos aljibes de la fortaleza y permitió a los defensores esperar la llegada de Alfonso VII, desbaratando los planes del ejercito sitiador. En el 1290 se realizaría en Huete el padrón de las aljamas de los judíos castellanos.

Alfonso XI le otorgaría su Fuero y, al parecer, también el escudo de la ciudad: un león rampante sobre una media luna creciente en campo rojo. Huete, pasará a ser el centro de un amplio territorio, la Tierra de Huete, extendido por las actuales provincias de Cuenca y Guadalajara. Ya en el S. XV, el rey castellano Juan II le concede el título de Ciudad gracias a la intercesión de Pedro Carrillo de Huete, 'El halconero', su cronista. Los Reyes Católicos, el 28 de febrero de 1477, la distinguirían con los de Noble y Leal, tratamiento con el que se denominará a partir de entonces.

Además de estas dos circunstancias históricas, reflejos de su destacado papel en la corona de Castilla, en este siglo, aportará varios personajes ilustres a la historia espańola, el primero Alonso Díaz de Montalvo, el mejor jurisconsulto castellano de su siglo, afincado en Huete donde recopilaría las Ordenanzas Reales de Castilla, y cuya impresión en la ciudad en 1483 supondría el establecimiento en ella de una de las primeras imprentas españolas en esta época incunable. El segundo de los personajes destacados de este momento es Pedro Carrillo de Huete halconero mayor del rey Juan II y cronista de su reinado; y el tercero, Fray Ambrosio Montesino, confesor de la reina Isabel la Católica, y a quien se debe, entre otras de tipo religioso, un hermoso cancionero.

El rey Fernando VII permanecería varios días en la ciudad en el verano de 1816.

Añadir información
Si tienes información de Huete no dudes en enviárnosla y la publicaremos en Rurismo.
Enviar
Enviar Foto
Comparte las fotos que tengas de Huete con el resto de la comunidad de Rurismo.
Subir Foto
Enviar Vídeo
¿Conoces videos de Huete en Youtube? Súbelos para que todos podamos verlos.
Subir Vídeo

Lugares de interés en Huete

Nuestra recomendación de lugares imprescindibles en Huete que tienes que ver.

Iglesia y Convento de Jesús y María Huete
Huete (Cuenca)

Edificio del siglo XVI, Construido por don Marcos de Parada y López de Madrid, arcediano de Alarcón. Cuenta con una bella portada ..

Iglesia de Santa María de Atienza Huete
Huete (Cuenca)

El estado actual es ruinoso Tan sólo se conservan restos del ábside del siglo XIII, circular en su entradas y poligonal de cinco ..

Te puede interesar

Fotos de Huete

Fotos y lugares de los alrededores de Huete

Si visitas Huete tabién puedes visitar los siguientes lugares de interés que se encuentran cerca.

Pastrana
Pastrana
(Guadalajara)
Abia de La Obispalía
Abia de La Obispalía
(Cuenca)
El Acebrón
El Acebrón
(Cuenca)
Cañaveras
Cañaveras
(Cuenca)
Leganiel
Leganiel
(Cuenca)
San Pedro Palmiches
San Pedro Palmiches
(Cuenca)
Torrubia del Campo
Torrubia del Campo
(Cuenca)
Villarejo de La Peñuela
Villarejo de La Peñuela
(Cuenca)
Villarejo-Periesteban
Villarejo-Periesteban
(Cuenca)

Mapa de localización de Huete:

Mapa con todos los alojamientos rurales y lugares de interés que hay cerca de Huete.

Mostrar en el mapa: