Sus orígenes se remontan a la prehistoria.

Es probable, haber oido hablar de Zafra por su feria agroganadera de San Miguel, una de las más importantes y celebradas de la Península desde la Baja Edad Media. O quizá por la consideración de la ciudad como lugar de descanso y alojamiento para aquellos que transitan por el oeste peninsular: a casi nadie se le escapa su oportuna ubicación en la Ruta de la Plata (N-630), al sur de Extremadura y en un área intermedia entre Andalucía, Castilla-La Mancha y el Alentejo.

Todo, con ser verdad, no oculta que la fama de Zafra, también, podría haberle transcendido por el encanto de su urbanismo intramuros y por la importancia de las muestras artísticas que acoge.

Un poco de historia
El poblamiento del área zafrense es muy antiguo, se remonta a la prehistoria: la sierra de El Castellar guarda el origen de la localidad en oquedades decoradas con pictogramas; la cercana ermita de Belén, la existencia de un castro de la Edad del Bronce; y los bordes urbanos, varias villae romanas que quizá rememoren aquella legendaria Segeda, a la que se quiere creer precedente inmediato de la ciudad.

Las primeras noticias fidedignas de Zafra son, sin embargo, medievales: una pequeña comunidad musulmana aparecía asentada en el valle, cuando en el año 1241, las tropas de Fernando III El Santo, en su avance reconquistador hacia Sevilla, tomaron el castillo de El Castellar que la protegía desde lo alto del crestón.

Habrá que esperar, no obstante, al S. XIV para ver como Zafra comienza a adquirir un papel cada vez más preponderante en el sur de Extremadura. El año de 1394 resulta ser un hito histórico importantísimo para la ciudad, que entonces fue donada por Enrique III a Gomes Suárez de Figueroa, un adolescente que era camarero de la Reina e hijo del Gran Maestre de la Orden de Santiago.

Tras varios titubeos iniciales, los Suárez de Figueroa decidieron convertir a Zafra en el centro de todos sus dominios (el Señorío de Feria), que habían ido acrecentando en los últimos años del S. XIV y durante la centuria siguiente. La villa fue adoptando una nueva fisonomía acorde con su nuevo destino: comenzaron los cambios con la edificación de una muralla, que a modo de cinturón englobó el viejo caserío y amplios espacios vacíos, que se pensaban ocupar con el tiempo. Las obras de la cerca, que nacía con la doble misión de defender y fiscalizar a sus vecinos, a los comerciantes y viajeros, se alargaron desde 1426 a 1449. Testimonios de la misma tendrán ocasión de ver en la llamada Ronda de la Maestranza, en la Callejita del Clavel y en las puertas de Jerez y Badajoz.

Cuando en 1460, los Suárez de Figueroa alcanzaron el título de Condes de Feria ya habían conseguido que la villa mostrase un cierto aire monumental, al haber levantado grandes edificios destinados a su residencia (Alcázar) y a panteón del linaje (Monasterio de clarisas de Santa María del Valle). Aunque no se paralizó nunca, la actividad edificatoria obtuvo un nuevo sentido en los últimos años del S. XVI y los primeros del S. XVII. Entonces, la villa verá, entre otros cambios, la reconversión del viejo Alcázar condal en un palacio acorde con los nuevos gustos de la corte de los Austrias, o la conclusión de una nueva iglesia mayor que se eleva a Colegial Insigne. En este nuevo enfoque urbano será determinante el ascenso del linaje a la titularidad ducal y a la grandeza de España en 1567, que devenía de la contribución del quinto conde, Gomes III Suárez de Figueroa y Córdoba, a la política de Estado desarrollada por Felipe II.

En esos márgenes cronológicos, y casi siempre bajo el auspicio de la Casa de Feria, se fueron levantando en la trama de la villa establecimientos asistenciales (Hospitales de Santiago, San Miguel y San Ildefonso) y conventos femeninos (clarisas de Santa Marina, terciarias de La Cruz, dominicas de Santa Catalina y Regina Coeli). Extramuros se levantaron los monasterios dominicos de Santo Domingo del Campo y de El Rosario, y de franciscanos de San Benito y de San Onofre de La Lapa.

Un aspecto de la personalidad histórica de Zafra, que no podemos dejar de reseñar por su permanencia en el presente, es su carácter de ciudad industrial y comercial, centro de un entorno mayoritariamente agroganadero. En el origen de este rasgo señero están las comunidades judía y morisca, asentadas desde tiempos remotos en la villa y amparadas por los primeros Señores de Feria, y que no se perdió tras su expulsión. La actividad mercantil encontraba su marco en la Plaza Chica y los soportales que rodeaban a la iglesia medieval, cuya demolición en la segunda mitad del S. XVI dio paso a la actual Plaza Grande.

Fundamentales para el desarrollo del comercio local fueron las ferias y mercados que se celebraron por San Juan, desde 1395, y por San Miguel, desde 1453. Dichas ferias sirvieron en el tiempo como elementos dinamizadores de la incipiente burguesía comercial que aquí se desarrollaba, y que tuvieron su continuación en el numeroso grupo de comerciantes, procedentes de La Rioja (los cameranos), que se fueron asentando en la villa a partir del S. XVI.

El mantenimiento continuado de la actividad mercantil se vio recompensado en tiempos contemporáneos con la concesión del título de ciudad a Zafra en 1882, de la Feria Regional del Campo Extremeño en 1965 y de la Feria Internacional Ganadera en 1992.

Un paseo por la ciudad
Podemos iniciarlo en el Palacio de los Duques de Feria. Su parte más antigua, el alcázar, mandado construir por el primer Conde de Feria en 1437, es una edificación defensivo-palaciega gótica, pero con evidentes rasgos mudéjares. En torno a 1600 fue remodelado: se construyó el patio y se ampliaron sus dependencias. Enseguida, se levantó un pasadizo que alcanza la Iglesia conventual de Santa Marina y la nueva fachada palaciega, la Puerta del Acebuche.

Muy cerca está el Convento de Santa Clara, fundado en 1428 como panteón de los Feria. En la iglesia se guardan, entre otras piezas interesantes, las esculturas yacentes de los primeros condes.

Ya en la Calle Sevilla, ha de visitarse la Casa Grande, un hermoso edificio clasicista construido en 1601.

Por la Calle Fuente Grande, en la que se encuentra la que fue Casa de Blas de Escobar, nos acercamos a dos importantes edificios mudéjares: el Convento de Santa Catalina de Siena y el Hospital de Santiago.

Al terminar la Calle Santa Catalina nos adentramos en la Plaza Grande, comunicada con la Plaza Chica a través del Arquillo del Pan, bajo el que está la Capilla de la Esperancita. Al lado, la Calle Boticas guarda, entre otras, la Casa del Ajimez, una vivienda mudéjar del S. XV dedicada, hoy, a Centro de Acogida del Turista.

Al fondo de la Calle Jerez se encuentran restos de la muralla urbana: es la Puerta de Jerez y de un trozo de la calle de ronda llamado Callejita del Clavel. Del ensanche extramuros parte la Calle Cestería, donde se hallan las Bodegas Medina, instaladas en una antigua tenería. De allí, nos acercamos al Convento del Rosario, fundado en 1511. Enfrente está la Puerta de Badajoz, una vieja puerta de la muralla, dispuesta dentro del baluarte del Cubo.

La Calle Tetuán, en la que se localiza la Casa-palacio del Marqués de Encinares, nos acerca al Hospital de San Ildefonso y a la Colegiata de la Candelaria, una gran iglesia gótica (estilo artístico siglos XII-XV) del S. XVI que, en 1609, fue erigida en Colegial Insigne. Entre sus retablos destacan el pintado por Francisco de Zurbarán.

Adosada a la Colegiata se encuentra la Capilla de San José, la antigua Sinagoga. La Judería se extendía, por los alrededores: en ella se encuentran la diminuta Capilla del Cristo del Pozo y el mudéjar Hospital de San Miguel.

En la Plazuela del Pilar Redondo podría visitarse el Ayuntamiento, un viejo palacio gótico (estilo artístico siglos XII-XV) que fue reconvertido en convento en el S. XVII. En la Plazuela se encuentran, además, la Casa-palacio del Conde de la Corte y algunas casas con fachadas modernistas y neoplaterescas.

En la Calle Gobernador podría verse una Casa trazada por el célebre arquitecto sevillano Aníbal González. En la Calle Huelva, el Casino de Zafra, la Casa de la Cultura y varias fachadas clasicistas del XVII, entre las que hay que destacarla del Centro Recreativo Segedano. Por último podremos visitar también el convento del rosario otro lugar de interés turístico.

Atravesando el Arco de San Antonio, encontrarán la Casa de los Mendoza de la Rocha, y la neo-mudéjar Casa-palacio del Marqués de Solanda.

Podemos terminar el paseo extramuros. Franqueando la Puerta de Palacio, nos espera la Zafra actual, con sus espaciosos parques y jardines, que también guarda algún recuerdo del pasado como el Pilar del Duque, un enorme abrevadero para los ganados, obra gótica (estilo artístico siglos XII-XV) del S. XV, desde el que podría contemplarse la estampa extramuros del Alcázar-palacio de los duques de Feria. A escasa distancia se encuentra la decimonónica Plaza de toros y el convento de Carmelitas descalzas. Disponiendo de más tiempo, el paseo podría alargarse hasta el Recinto Ferial, unas magníficas y amplias instalaciones donde se celebran anualmente la Feria Regional del Campo Extremeño y la Feria Internacional Ganadera. Y también, la Enfermería del Convento de San Benito, el Pilar de San Benito y la Torre de San Francisco, único resto del convento fundado por los Feria en el S. XV.

Añadir información
Si tienes información de Zafra no dudes en enviárnosla y la publicaremos en Rurismo.
Enviar
Enviar Foto
Comparte las fotos que tengas de Zafra con el resto de la comunidad de Rurismo.
Subir Foto
Enviar Vídeo
¿Conoces videos de Zafra en Youtube? Súbelos para que todos podamos verlos.
Subir Vídeo

Lugares de interés en Zafra

Nuestra recomendación de lugares imprescindibles en Zafra que tienes que ver.

Colegiata de Nuestra Señora de la Candelaria Zafra
Zafra (Badajoz)

Levantada para sustituir a la vieja iglesia que se hallaba en la actual Plaza Grande, sufrió numerosos altibajos en su proceso ..

Convento de Santa Clara Zafra
Convento de Santa Clara
Zafra (Badajoz)

Convento de Santa Clara está situado en la localidad de Zafra ..

Palacio de los Duques de Feria Zafra
Zafra (Badajoz)

El 1437, Lorenzo II Suárez de Figueroa, dos años después de su matrimonio con María Manuel, descendiente de la realeza castellana, ..

Te puede interesar

Fotos de Zafra

Fotos y lugares de los alrededores de Zafra

Si visitas Zafra tabién puedes visitar los siguientes lugares de interés que se encuentran cerca.

Corte de Peleas
Corte de Peleas
(Badajoz)
Entrín Bajo
Entrín Bajo
(Badajoz)
Higuera la Real
Higuera la Real
(Badajoz)
Hinojosa del Valle
Hinojosa del Valle
(Badajoz)
La Morera
La Morera
(Badajoz)
Palomas
Palomas
(Badajoz)
Salvatierra de los Barros
Salvatierra de los Barros
(Badajoz)
Usagre
Usagre
(Badajoz)

Videos de Zafra

Te presentamos los videos de Zafra. Si tienes o conoces vídeos en Youtube sobre Zafra puedes subirlos
aquí

Mapa de localización de Zafra:

Mapa con todos los alojamientos rurales y lugares de interés que hay cerca de Zafra.

Mostrar en el mapa: