| Salir
 
Acceso Usuarios

En el siglo XV llegó a ser capital del Priorato de San Marcos de León.

Añadir información
Si tienes información o fotos sobre Llerena no dudes en enviarnosla y nosotros la publicaremos en Rurismo.
Enviar
Enviar Foto
Comparte las fotos que tengas de Llerena con el resto de la comunidad de Rurismo.
Subir Foto
Enviar Vídeo
¿Conoces videos de Llerena en Youtube? Súbelos para que todos podamos verlos.
Subir Vídeo

En época de los árabes se llamaba Ellerina, lugar de disputa entre árabes y cristianos; fue ocupado definitivamente por Pelay Pérez Correa en el año 1243, maestre de la Orden de Santiago a quien Fernando III de Castilla había confiado la reconquista de Sierra Morena.

El poblamiento fue entregado a la Orden de Santiago su defensa y relocalidad, sus Maestres le otorgaron Fueros en 1297.

Fue residencia habitual de los Maestres de la Orden de Santiago y este hecho favoreció a la ciudad que ya en el S. XV llegó a ser capital del Priorato de San Marcos de León. Por esta razón llegó a ser el centro más importante del territorio, que hasta entonces había sido Reina. Tanto fue su aumento de importancia que llego a convertirse en el más importante centro administrativo de la provincia de León en Extremadura y adquiere la sede de la Mesa Maestral de la Orden y es la localidad principal de más de 30 pueblos que se gobiernan desde Llerena dependiendo del Prior de la Orden de San Marcos de León.

En año 1340 se celebran en Llerena las Cortes, presididas por el rey Alfonso XI de Castilla En 1383 se celebra el Capítulo General de la Orden de Santiago por Pedro Fernández Cabeza de Vaca con la asistencia de todos los Comendadores de la misma.

El Maestre de la Orden Lorenzo Suárez de Figueroa (maestre) recibe la licencia para celebrar las ferias de San Mateo el 21 de septiembre, construye la capilla de la Trinidad en la iglesia de la Granada, los bastimentos y termina el edificio destinado a Casa Maestral o el convento de Santa Elena.

Enrique García Fernández de Villagarcía construye el castillo de la vecina población de Villagarcía de la Torre y se convierte en el patrono de la capilla mayor de la iglesia de Santa María y decide ser enterrado en ella.

Alonso de Cárdenas construye sobre el solar ocupado por la ermita de San Pedro la iglesia de Santiago, y dota al recinto amurallado de algunas de las puertas más importantes de la ciudad.

Al haber sido un territorio musulmán una vez reconquistado se produjo un repoblamiento a través de familias leonesas, cántabras y vascas. Además se crea un importante núcleo judío dentro de la ciudad y convirtiéndola en una localidad próspera y con altos niveles económicos y culturales.

Se produce una convivencia pacífica entre las tres culturas: cristianos, judíos y musulmanes. En el año 1479, el judío Rabí Mayr consiguió que los Reyes Católicos eliminasen la prohibición de que los judíos celebrasen ferias y mercados, existente en el reino de Castilla. Esto permitió mejorar los niveles económicos de la ciudad y permitió la creación de la escuela de traductores. En esta época había 600 familias judías en Llerena que vivían en los alrededores de la sinagoga (ermita de Santa Catalina) y la Fuente Pellejera.

En 1490 tuvo lugar la fase final del Capítulo General de la Orden santiaguista, comenzado en Uclés, a convocatoria del último Maestre de la institución antes de la incorporación de esta figura al poder real.

Al firmar los Reyes Católicos el decreto de expulsión de los judíos en 1492, se quedarán 125 familias judías que pasan a ser judeo conversas.

En 1508 se instaló el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición conseguido por la influencia del licenciado Luis Zapata, Consejero y Asesor de los Reyes Católicos y ayudado por la existencia de localidad hebrea en la Baja Extremadura. Fue el tercer tribunal de España, en cuanto a la extensión de su jurisdicción, ocupaba 42. 260 Km. cuadrados, e incluía los obispados de Ciudad Rodrigo, Plasencia, Coria y Badajoz. Ocupando en Llerena tres sedes permanentes, el palacio prioral en la calle Zapatería, la casa maestral en la calle La Cárcel y por último, hasta su abolición en 1834, el Palacio de los Zapata, hoy de Justicia en la calle Corredera.

Su época de máximo esplendor fue en el S. XVI en que llegó a contar con siete conventos, además de una gran actividad cultural. Además durante toda este S. se produjo un gran aumento demográfico sólo mermado por cierta emigración al Nuevo Mundo, convirtiéndose en el segundo mayor núcleo poblacional de Extremadura en 1591, detrás de Badajoz capital. A finales del S. contaba con 8. 300 habitantes.

En el año 1640, debido al crecimiento alcanzando, Felipe IV le otorgó el título de Ciudad.

Pero a finales del S. XVII empezó su decadencia influenciada por varios factores: la crisis política del imperio, la guerra con Portugal, gobernantes locales poco aptos, la expulsión morisca y sucesivas pestes que la mantuvieron aislada del exterior durante cuarentenas.

Durante el S. XVIII consiguieron la independencia municipal los lugares de Higuera de Llerena en 1786 y Maguilla en 1749, que anteriormente habían pertenecido a su Ayuntamiento.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) y en ocasión de la batalla de Cantalgallo en 1810, se produce una gran destrucción de la ciudad. Se produjeron muchos destrozos en edificios y parte del archivo histórico fue destrozado y sirvió de asiento a las caballerías, gran número de obras de arte fueron expoliadas, como parte del retablo de la iglesia de Nuestra Señora de la Granada obra de Zurbarán.

En el S. XIX desapareció la Orden de San Marcos de León, dejó de ostentar su cargo en Llerena el gobernador de la Provincia y del Partido y se decretó en 1834 la abolición del Santo Oficio de la Inquisición.

Tras el decreto de suspensión de la jurisdicción religiosa que mantenían desde siglos las Ordenes Militares, en Llerena se produce el llamado 'Cisma de Llerena', provocado por el clérigo don Francisco Maesso de la Fuente al no admitir acogerse a la jurisdicción del Obispado de Badajoz. En algo más de un año se produjeron diversos altercados que se apaciguaron cuando Alfonso XII llega al trono, provocando con aquel decreto la desaparición del provisorato de Llerena.

Las sucesivas desamortizaciones produjeron también un gran descalabro para la economía municipal de Llerena y en definitiva para todo su vecindario. La de Mendizábal de 1837 y Madoz en 1855 dejaron casi sin recursos al Ayuntamiento de Llerena que perdió las dehesas de su propiedad y que había mantenido y explotado durante siglos proporcionando unos importantes beneficios para las arcas municipales. Desparecieron también algunos conventos, como Santa Isabel, San Francisco, La Merced, San Sebastián y la Concepción, quedando solamente el de Santa Clara.

También puedes ver:

Lugares de interés en Llerena:

Iglesia de Santa María de Granada Llerena
Llerena (Badajoz) Ver Mapa

Esta iglesia está situada en la plaza del Ayuntamiento. Tiene una fachada barroca con una balconada con arcos de 2 pisos. Fue éste ..