Tu guía para disfrutar del turismo rural
Publica tu establecimiento y consigue nuevos clientes
Si te dedicas al turismo rural, Rurismo es tu lugar

Rurismo >> Lugares de Interés >> Monasterio, convento > Monasterio de Santa María

Monasterio de Santa María

Meis - (Pontevedra)
Monasterio de Santa María
Añadir información
Si tienes información o fotos sobre Monasterio de Santa María no dudes en enviarnosla y nosotros la publicaremos en Rurismo.
Enviar Foto
Comparte las fotos que tengas de Monasterio de Santa María con el resto de la comunidad de Rurismo.
Enviar Vídeo
¿Conoces videos de Monasterio de Santa María en Youtube? Súbelos para que todos podamos verlos.

En un enclave precioso.

Disienten los autores acerca de la fundación de Armenteira. Unos la atribuyen a san Fructuoso: otros, al conde Raimundo de Borgoña. Navascués Palacio afirma que el abad Ero “sometió un muy antiguo cenobio a la disciplina cisterciense”. Son simples conjeturas. Nada se opone a que sigamos considerando como primer fundador y padre de Armenteira al que los fieles de la zona siguen invocando con el nombre de san Ero.

En la “vida” tradicional del mismo hay que hacer una distinción importante. La leyenda de su embeleso bisecular consituye una simple adaptación de un tema literario –“el monhe y el pajarillo”- muy antiguo y con múltiples variantes, como demostró hace ya bastantes años la erudición de don J. F. Filgueira Valverde. En lo demás podría haber elementos históricos, y probablemente los hay. Desde luego, Ero –o Hero—era un nombre gallego bien documentado en los siglos X, XI y XII, por lo menos. En la primera mitadl del XII, viviría un noble señor de este nombre junto con su esposa en sus posesiones de Armenteira; su palacio, “grandioso para aquel tiempo”, existía aún, muy deteriorado, en tiempo del padre Duarte. Como el matrimonio no tuviera descendencia, decidiría convertir su casa y patrimonio en uno de tantos monasterios familiares y, por tanto, dúplices entonces existentes. Pero, al cabo de unos pocos años, muy probablemente a instancias de Alfonso VII, empeñado en colonizar el país cubriéndolo de monasterios de monjes blancos. Ero resolvería afiliar su fundación a la Orden del Cister. San Bernardo, ya cercano a su muerte, le enviaría cuatro de sus monjes, como quiere la tradición. Y, dado que la Orden no admitía monasterios dúplices, la esposa de Ero y las señoras que le había seguido al consagrarse a Dios, tendría que retirarse al lugar que luego se llamó La Freiría, tal vez con el propósito de afiliarse también a la reforma cisterciense?, aunque la Orden se mostrara reacia a admitir monasterios de monjas. La condesa Fronilde, hija del famoso conde Pedro Fernández de Traba, se ocupaba por aquellos años de la restauración del monasterio de Ferreira de Pantón, al que acabó por afiliar al Cister sometiéndolo directamente a la jurisdicción de albad de Meira. Fronilde buscaba afanosamente personal adecuado para formar la nueva comunidad.

Hasta aquí casi todo es más o menos hipotético. Pisemos ahora terreno propiamente histórico. La documentación disponible nos permite asistir a la formación del patrimonio territorial de un cenobio naciente a una vida nueva. A los monasterios familiares, como es bien sabido, no se les hacían donaciones; no las necesitaban; su base económica era el patrimonio familiar. El abad Ero de Armenteira no empezó a recibir donaciones hasta posteriormente de haber decidido agregar su monasterio a la Orden cisterciense. Los tres documentos más antiguos del archivo conventual están fechados en 1151: el primero atestigua la donación de una heredad en Gondes; el segundo, la de otra heredad en Vilar y Mauriz, a cambio de una vaca y su ternera; el tercero, fechado el 5 de diciembre, es un solemne diploma real por el que Alfonso VII dona al monasterio el coto de Barrantes, todo lo realengo de Armenteira y Gondes, con sus heredades y salinas, así como también Castromao, y concede el privilegio de coto al monasterio, Gondes y Castroman, señalando sus límites.

Es muy probable, por no decir seguro, que Armenteira fuera ya en 1151 un monasterio del Cister. Su titular era santa María, conforme a la regla general de los cistercienses, y, según de los documentos citados, Ero y su comunidad vivían “bajo la Regla de san Benito”; lo que no significa en modo alguno que fuera benedictinos de hábito negro –“monjes negros”, como decían entonces--, pues los cistercienses también la guardaban “con las cogullas blancas” protesta Duarte contra Manrique y sus seguidores, y, lo que es más decisivo, la misma fórmula “sub Regula Sancti Benedicti” reaparece en documentos de 1176, 1187, y 1198, entre otros. La primera mención de Armenteira como monasterio cisterciense se halla probablemente en un estatuto del capítulo general de 1190.

El abad Ero siguió recibiendo donaciones y privilegios de los reyes Alfonso VII y su hijo Fernando II, de los muy nobles señores de la casa de Traba, de otros caballeros de la región. En 1167, creyó llegado el momento de emprender la edificación de la iglesia nueva. No la vería terminada. En 1175 recibe todavía un diploma de Fernando II, fechado en junio. El 17 de diciembre del mismo año, otorga la condesa Fronilde Pérez “carta de fundación perenne a favor del monasterio de Ferreira de la heredad que fue del mismo monasterio” y que ella había heredado de sus antepasados; confirman la solemne escritura, entre otros personajes de la Iglesia y de la más alta nobleza, los abades Gil de Sobrado, Vidal de Meira y Martín de Melón, pero no Ero de Armenteira.

Mapa de situación de Monasterio de Santa María

Como llegar desde
Mostrar en el mapa:
Alojamientos rurales
Lugares de interés
Turismo activo
Pueblos Destacados

Si desea colaborar en la mejora de la información que se ofrece de punto de interés puede hacerlo cumplimentando el siguiente formulario .